sábado, 24 de diciembre de 2016

Cuando tus problemas están relacionados con el mundo XXX

Aunque la adicción al sexo es un problema que no se toma demasiado en serio, provocando en los oyentes montones de risas y chanzas, os puedo asegurar que es una cuestión muy seria, y que afecta a más gente de lo que pensamos.


A veces, escuchar que un conocido tiene ese problema nos hace pensar es que es un vicioso, y que si no quiere salir de ahí es porque no quiere, pero como estudioso de la mente humana puedo deciros que todo es mucho mas complicado de lo que parece, y que es algo que puede volver tu vida del reves, incidiendo en todos los aspectos de tu día a día.
Son muchas las personas que han acudido a mí por esta afección, y a veces me da miedo pensar cuántas lo ocultarán por pudor o vergüenza, o simplemente porque no sean realmente conscientes de que tienen un problema. Y tiene solución, sólo se necesita tiempo, paciencia y deseos de superarlo, acompañado de un buen apoyo familiar.
He conocido muchos casos de este tipo, y tal vez os sorprenda saber que, contra lo que se piensa, son muchas las mujeres que lo padecen, casi al 50% con los hombres. Y es que el acceso al porno gracias a internet lo ha globalizado todo y nos ha hecho igualitarios en cuestión de géneros, y ahora nada impide a una mujer que quiera consumir sexo online hacerlo.
Recuerdo a una chica en particular que decía estar obsesionada con las corridas internas; le expliqué entonces que no sólo debía preocuparse de los embarazos no deseados, sino también de enfermedades que se transmitían vía sexo y de las que no siempre éramos conscientes. Cuál no fue mi sorpresa cuando me contestó que no era eso lo que le pasaba, sino que no podía evitar pasarse horas y horas viendo videos de creampie porno en su ordenador, lo que estaba acabando con todas sus relaciones personales.
Otro día acudió a mí una mujer de treinta y pocos, la cual me dio una lección sobre las causas que yo entendía podían provocar un orgasmo femenino. Y es que nunca se me hubiera ocurrido que éste podía deberse a ver vídeos sobre incestos xxx, por mucho que pudieran excitar a una mujer; pero ella me explicó que podía correrse al menos un par de veces con cada sesión de sexo familiar que viera o incluso imaginara.
En fin, como podéis ver, la adicción al sexo es un mundo que todavía es desconocido, pero que puede hacer que la vida de cualquier persona se trastoque hasta límites insospechados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario